Caja de luz y plástico mágico para contar cuentos: "Cuentos como siempre para pensar como nunca".

 La mesa de luz al igual que la caja de luz es un recurso muy útil para contar cuentos y envolver al alumnado en una historia fascinante. 

Para contar cuentos en una mesa o una caja de luz, un recurso que da mucho juego es el plástico mágico. 

El alumando puede participar en la elaboración de este recurso y así será más motivador para ellos. 

En esta ocasión decidí recrear un cuento incluído en "Cuentos como siempre para pensar como nunca" de Manuela González y Viridiana Barbán con las iluatraciones de Javier Caro. Este cuento se titula "El misterio del lago".  

Antes de elaborar este recurso le conté el cuento a mi alumnado para que supieran qué íbamos a realizar.  

Para elaborar este recurso, primero dibujé en folios los dibujos más significativos para después clacarlos en los folios de plástico mágico. 

El tamaño de la figura queda bastante reducido una vez horneados, por lo que los dibujos deben hacerse muy grandes.

Hay difentes tipos de plástico mágico pero no todos sirven para colorear con ceras. Los que me han dado buen resultado para colorear con ceras es el plástico mágico de la marca APLI kids llamado magic plastic. Este formato solo trae 4 hojas pero bien aprovechadas nos ha dado para hacer los dibujos deseados. 

 Con la ayuda de mi alumnado coloreamos los diferentes dibujos una vez recortados dejándoles un pequeño borde. 




Después, me llevé los dibujos a casa y los horneé. A mi alumnado le conté que este plástico era mágico y que se iba a quedar más pequeño y duro al entrarlo en el horno. Y como no, al día siguiente me preguntaron: ¿has sacado lo del congelador? No, lo del horno dice otra de mis alumnas. Y es que la expectación que crea en ellos es grande. 

En las instrucciones del plástico vienen los grados y la duración. No obstante, si nunca lo has hecho te voy a dar algunos consejos. 

1) Colocar el plástico en una bandeja, a ser posible antiadherente, con lo coloreado con las ceras hacia arriba, porque sino, las ceras manchan el recipiente.

2) El plástico se arruga mucho y da la sensación de que se va a quedar doblado y se va a estropear pero después vuelve a la forma plana. No abras el horno hasta que no se hayan quedado plano el dibujo, por muy mal que parezca, espera. 

2) Sacar el dibujo de la bandeja con la ayuda de una espátula, ponlo en la encimera y aplasta rápidamente el plástico con ayuda de la misma para que no coja forma. Se enfría en seguida y si al levantarlo se dobla, se puede quedar así. 

Os muestro imágenes del dibujo antes y después en dos dibujos del mismo tamaño para que comparéis la reducción que hace este plástico. La ventaja es que queda mucho más duro.

Una vez realizados los dibujos nos toca contar el cuento ambientado en la caja de luz y disfrutar. 




Y cómo es tan divertido, mi alumnado me ayuda a contarlo, jeje. 


Con su ayuda vamos poniendo los diferentes personajes y vamos reflexionando sobre esta historia que además contiene valores medioambientales. 


Seguiremos contando estos "Cuentos como siempre para pensar como nunca". Gracias seño Manoli.












 

Comentarios

Entradas populares